Pensamiento Sistémico

Los detallistas suelen ser malos pilotos.
Es normal, al viajar en avión, padecer el efecto de turbulencias invisibles. Es cuando todo el entorno se sacude con el frenesí de una murga entusiasta mientras que afuera no se ve nada amenazador.
Aquellos administradores que se obsesionan por los detalles, que se afanan por saber todo, sufrirán el mismo pánico que los fóbicos a los vuelos en avión. Se encontrarán de pronto sumidos en un entorno que no pudieron prever.
No son los detalles los que llevan a la solución: sólo a través del Pensamiento Sistémico podremos conducir nuestra empresa a través de las turbulencias con las que nos encontremos. Seguir leyendo en VENTADIRECTA·BIZ Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: