El gap perdedor: realidad vs imagen

un momento, por favor...Ofrecemos productos o servicios, seduciendo. Creamos percepciones, imágenes de la inefable experiencia que prometemos. Así, logramos nuestro propósito: la operación concreta, el cliente.
 
Y entonces?
 
Entonces, el prospecto pasa a ser cliente. Y la promesa, una realidad. La percepción anticipada, la imagen de la experiencia, ahora es experiencia real.
 
Y si la diferencia es muy grande, el cliente pasa a ser un enojado. El gap del fracaso, una discrepancia sustantiva entre la promesa y su cumplimiento. Que puede ser muy costoso.
 
Un caso: La advertencia Goldman Sachs Seguir leyendo en VENTADIRECTA·BIZ

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: