Prácticas de RRHH del siglo XXI

Gloria CassanoCon la economía argentina en crecimiento, las empresas aumentan su dotación limitando la cantidad de empleados: las responsabilidades asignadas a una persona deberían corresponder a veces, hasta a tres.
Con frecuencia se contrata a un profesional y sus tareas terminan siendo mayoritariamente operativas, y hasta sencillas. Al percibir que su labor cotidiana consiste en resolver urgencias más que en planear y pensar nuevas estrategias o mejorar el sector o el negocio, se genera frustración. Y la intención de cambiar de empleador se instala.
Pero ¿qué hacer?
¿Puede el profesional evitar que en otra empresa le pase lo mismo?

Una nota por la Directora de Gloria Cassano & AsociadosConsultora en Recursos Humanos, publicada en ICTNet y reproducida con autorización.
Seguir leyendo en VENTADIRECTA·BIZ

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: